La empresa nanoFLOWCELL, está desarrollando un vehículo denominado Quant e-Sportlimousine que utiliza baterías de flujo como fuente de energía para su propulsión. Este tipo de baterías separa dos soluciones electrolíticas, una con carga negativa y otra positiva, para forzar el traspaso de iones de un lado a otro creando una corriente eléctrica..

coche de cero emisiones con baterías de sal quant 1

Las baterías de flujo combinan aspectos de un acumulador electroquímico con los de una célula de combustible. Dos electrolitos líquidos circulan a través de dos celdas separadas en donde se produce una “combustión fría”, durante la cual los procesos de oxidación y reducción suceden en paralelo y por lo tanto producen energía eléctrica para el tren de transmisión.

Presumen de ofrecer alta densidad energética “20 veces más autonomía que las baterías de plomo ácido y 5 veces más que las de iones de litio”, mayor vida en servicio y la ventaja de no tener que cargar durante horas pues con la simple sustitución de los electrolitos por otros nuevos vuelve a quedar cargado para devorar más kilómetros.

El Sportlimousine de nanoFLOWCELL promete una velocidad punta de 350 km/h, más de 600 CV de potencia con motores eléctricos en las cuatro ruedas, aceleración de 0 a 100 km/h en 2,8 s y una autonomía de 400 a 600 km.

En 2014 ha sido homologado para circular en la vía pública, lo cual es un paso más hacia su futura pero aún indeterminada puesta en el mercado.

Deseamos suerte al equipo de Nunzio La Vecchia para que pronto veamos este y otros vehículos con su tecnología circulando por nuestras carreteras.